Ashtanga Yoga en Olivos

Siento al Ashtanga Vinyasa Yoga como una meditación en movimiento. Es un método de Yoga fuerte y dinámico que sincroniza el movimiento con la respiración. La Respiración Ujjai se torna nuestro mantra interno, constante y regular. Nuestro foco es la respiración, movernos dentro de ella, lenta y suavemente. No existe movimiento sin respiración, es un fluir constante. La respiración es la que va calmando la mente, de a poco y sin darnos cuenta los pensamientos disminuyen y si aparecen, podemos observarlos claramente y dejarlos pasar porque la practica nos vuelve al presente. Los drishtis o puntos de mirada de cada postura también dirigen nuestra atención hacia dentro, así la escucha es siempre interna y se despierta la percepción de todo nuestro ser en el aquí y ahora. La respiración sumado a los bandhas (o llaves energéticas), va generando un calor interno que permite que nuestro cuerpo se limpie y purifique eliminando toxinas a través de la transpiración.

Los componentes fundamentales de la práctica son; Ujjai (respiración profunda, suave y sonora), Vinyasa (movimiento junto a la respiración), Bandhas (llaves o candados energéticos) y Drishtis (puntos de mirada para cada postura). Una correcta practica requiere Trishtana, que es la unión de Vinyasa, Asana (postura) y Drishti.

La secuencia de asanas se repite cada día de práctica, la misma va abriendo y estirando nuestro cuerpo y cada postura nos va preparando  para la siguiente. A medida que el alumno va avanzando se van sumando más posturas hasta completar la primer serie. El Ashtanga Vinyasa se conforma de las siguientes series; La primera serie (Yoga Chikitsa) que desintoxica el cuerpo, la segunda serie (Nadi Sodhana) purifica el sistema nervioso y la tercer serie (Stira Bhaga) que a su vez se divide en avanzadas A,B,C y D estas reúnen toda la fuerza, gracia, vigor y destreza del Ashtanga.

Esta práctica requiere de voluntad, paciencia, constancia y determinación. Va construyendo nuestra fuerza tanto interna como externa, aumenta nuestra concentración, nos da flexibilidad, agilidad física y mental, libertad corporal, presencia. De a poco y sin darnos casi cuenta, va cultivando nuestro amor y nuestra devoción, siendo estos los beneficios más preciados.

Así es como el Ashtanga nos va transformando poco a poco, tanto física como mentalmente, es una práctica intensa que nos permite parar, observarnos y agradecer. Agradecer y agradecer por la bendita posibilidad de estar pudiendo practicar, de gozar de cada respirar, agradecer por estar despiertos y redescubrirnos cada vez, pudiendo tornarnos más consciente con cada práctica, por la bendición de estar vivos, sanos y  porque esta tradición haya llegado hasta nosotros.
Y todo se va sumando, es en esas hora de practica donde todo nos lleva a la conciencia interna, a estar presentes en nuestro cuerpo, en nuestro templo. De ahí que uno empieza a tomar conciencia de la importancia de cuidarnos, de respetar nuestro cuerpo, respetar sus tiempos más allá de lo que nuestra mente quiera. Valorar este templo que tenemos es lo que nos lleva a alimentarnos cada vez mejor, a cortar con malos hábitos que ya no nos benefician, que son parte de otro momento de nuestras vidas. Comenzamos junto con todo esto la práctica del desapego y de austeridades inteligentes que requieren de voluntad, más traen otros grandes beneficios no solo a nivel salud sino a nivel energético… Podemos empezar con la práctica de ashtanga desde la necesidad de trabajar más el cuerpo, estirar y elongar un poco o tonificarnos, digamos que por cuestiones más físicas; pero esa es solo la puerta de entrada que nos lleva a un mundo nuevo, más consciente y sutil. Quien no medita, o nunca lo había hecho, practicando empieza a experimentar esto que tiene que ver con el estar Presentes, que es la base de toda meditación. Y que es nada más y nada menos que la llave para el autoconocimiento, para poder ver nuestra luz y nuestra sombra, poder empezar a iluminar nuestro interior y encontrarnos, abrazarnos, aceptarnos, perdonarnos y amarnos.

Ashtanga Yoga significa 8 pasos (Angas)

El sabio indio Patanjali describió en “Los Yoga Sutras de Patanjali” el ashtanga yoga como los ocho pasos en el camino hacia la visión del alma. Estos son Yama (principios éticos), Niyama (disciplinas individuales), Asana (postura), Pranayama (control de la respiración o extensión del prana), Pratyahara (retracción de los sentidos), Dharana (concentración), Dhyana (meditación) y Samadhi (absorción total o iluminación). De a poco, practicando, vamos integrando, experimentando o vislumbrando cada uno de estos puntos.

Este método fue expandido por Sri K Pattabhi Jois a practicantes de todo el mundo, que llegaban a su Yoga Shala en la pequeña ciudad al sur de india llamada Mysore. Fue su maestro el gran yogui Krinshnamacharya quien le transmitió esta práctica alrededor de 1927. Rishi Vamana dejó los escritos en un libro llamado Yoga Kurunta, Guru Rama Mohan Brahmachari fue quien le pasó por primera vez esta práctica a Krishnamacharya.

¿Cómo son las clases?

Las Clases de Ashtanga Yoga en Olivos son dadas en El Altillo.  Estas pueden ser tipo Mysore o guiadas.

La forma tradicional de practicar es el estilo Mysore, donde cada uno hace su práctica al ritmo de su respiración. El alumno llega a la clase y el instructor le va dando las primeras posturas comenzando por los Suryanamaskar A y B y a medida que el alumno logre recordar las vinyasas y respirar correctamente, poco a poco se le van agregando posturas hasta completar la serie.

Las clases guiadas son un poco más exigentes para los alumnos principiantes ya que el ritmo de la práctica lo marca el instructor y por lo general se guía la serie completa. Los alumnos principiantes deben hacer hasta donde vienen practicando y luego hacer el cierre. Simplemente para no exigir el cuerpo, evitar dolores, lesiones o contracturas.

La forma ideal de practicar Ashtanga Yoga es hacerlo de manera diaria. Pudiendo lograr 6 practicas semanales y descansando un día. En la tradición el día de descanso es el sábado pero este puedes adaptarlo a como mejor te quede de acuerdo a tu estilo de vida.

Los días de luna nueva y luna llena son días especiales y en la tradición son días donde no se practica. Así como la luna rige las mareas y los ciclos de todo en esta tierra, también influencia los líquidos de nuestro cuerpo ya que estamos formados de 70 a 90 por ciento de agua. Nuestras articulaciones están más secas o más llenas de líquido sinovial en estos días entonces si estas practicando y te lesionas, es más probable que esa lesión permanezca por más tiempo que lo usual. También nos tornamos más sensibles a las energías que estas fases generan. Durante la luna nueva la energía es más introspectiva, más contractiva, nos crea una sensación reflexiva y estable, pero también más pesada y pasiva físicamente; la energía de la luna llena es fuerte y ascendente y nos crea una sensación de euforia y exaltación y es más fácil lesionarse. Al tener una práctica regular de Ashtanga nos sincronizamos con las fases de la luna y permitimos conectarnos con nuestros propios ciclos naturales.

Los días de luna nueva y luna llena la sala permanecerá cerrada. No habrá práctica.

Si practicas un día de luna, recordá practicar suave y muy consciente. No intentar nada nuevo ni sumar posturas.

Las mujeres deben descansar los primeros 3 días de su ciclo y no hacer las posturas invertidas hasta haber terminado el mismo.

Horarios Online

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes
9.30hs Mysore 8hs Mysore 8hs Mysore 8hs Mysore 8hs Mysore 8hs Guiada
12hs Mysore 18.30hs Mysore 12hs Mysore 18.30hs Guiada 12hs Guiada

 

Las clases son por zoom. Escribir por WhatsApp al 1157005780 para solicitar ID. Los horarios podrían sufrir modificaciones.

Colaboración sugerida:

Consejos para la práctica

  • Asistir a la clase con minimo 2 horas de ayuno.
  • Si practicas por la mañana, cenar temprano y liviano.
  • Traer toalla pequeña
  • Si tenes mat de yoga tráelo o procura comprar uno para tu uso personal.
  • No tomar agua durante la practica.
  • Enfocarte en tu practica

Surya Namaskar A

Surya Namaskar B